ENDODONCIA

La endodoncia o tratamiento de canales es un procedimiento empleado por un odontólogo con especialista como endodoncista, (“un odontólogo con especialidad en endodoncia/especialista en endodoncia”) con el fin de encontrar la causa para posteriormente poder tratar los problemas relacionados (problemas de sintaxis) con el centro blando del diente, conocido como la pulpa dental. En la actualidad, el tratamiento de canales ha proporcionado a los odontólogos una alternativa segura para salvar los dientes, ya que anteriormente se trataba a los dientes afectados con extracciones para eliminar el dolor que provocaban (“el único tratamiento disponible era la extracción del diente”).

 

La pulpa dental es un tejido blando, que contiene nervios, vasos sanguíneos y tejido conectivo; se encuentra al interior del diente, y se extiende desde la corona dental hasta la punta de la raíz en el hueso de la mandíbula. Sin embargo, cuando la pulpa está enferma o dañada a causa de una infección ocasionada por la caries, y no puede autorrepararse, ésta muere. Las causa (causas) más comunes de la muerte de pulpa es un diente fracturado o una cavidad profunda, y ambos problemas pueden permitir que las bacterias entren a la pulpa, causando una infección al interior del diente.

Si un paciente no cuenta con el tratamiento apropiado, puede ocurrir que se acumule pus en la punta de la raíz en el hueso maxilar formando una “bolsa de pus” llamada absceso. Un absceso puede (palabra repetida 5 veces) causar daño al hueso alrededor de los dientes. Cuando la pulpa infectada no es removida, puede resultar en dolor e inflamación. Algunos subproductos de la infección pueden dañar los huesos maxilares. En resumen, sin no se recibe un tratamiento adecuado, el diente afectado podría tener que ser removido (tendrá que ser removido).

Los síntomas de que (“los síntomas de pulpa dentaria dañada son”) la pulpa dentaria ha sufrido un daño son: sensibilidad al calor o al frío en los alimentos, dolor, cambios en la coloración de los dientes, sensibilidad en las encías (la encía) (tanto en la del diente como en la adyacente) e inflamación; en casos más severos puede producirse fiebre, (sin coma) a causa de la infección, por lo que es de suma importancia acudir de inmediato al odontólogo o dentista para evaluar las causas y el tratamiento más recomendable.

La endodoncia o tratamiento de canales es un procedimiento empleado por un odontólogo con especialista como endodoncista, (“un odontólogo con especialidad en endodoncia/especialista en endodoncia”) con el fin de encontrar la causa para posteriormente poder tratar los problemas relacionados (problemas de sintaxis) con el centro blando del diente, conocido como la pulpa dental. En la actualidad, el tratamiento de canales ha proporcionado a los odontólogos una alternativa segura para salvar los dientes, ya que anteriormente se trataba a los dientes afectados con extracciones para eliminar el dolor que provocaban (“el único tratamiento disponible era la extracción del diente”).

 

La pulpa dental es un tejido blando, que contiene nervios, vasos sanguíneos y tejido conectivo; se encuentra al interior del diente, y se extiende desde la corona dental hasta la punta de la raíz en el hueso de la mandíbula. Sin embargo, cuando la pulpa está enferma o dañada a causa de una infección ocasionada por la caries, y no puede autorrepararse, ésta muere. Las causa (causas) más comunes de la muerte de pulpa es un diente fracturado o una cavidad profunda, y ambos problemas pueden permitir que las bacterias entren a la pulpa, causando una infección al interior del diente.

Si un paciente no cuenta con el tratamiento apropiado, puede ocurrir que se acumule pus en la punta de la raíz en el hueso maxilar formando una “bolsa de pus” llamada absceso. Un absceso puede (palabra repetida 5 veces) causar daño al hueso alrededor de los dientes. Cuando la pulpa infectada no es removida, puede resultar en dolor e inflamación. Algunos subproductos de la infección pueden dañar los huesos maxilares. En resumen, sin no se recibe un tratamiento adecuado, el diente afectado podría tener que ser removido (tendrá que ser removido).

Como decíamos al inicio, antes de que se perfeccionara este tratamiento, una pulpa dentaria dañada o enferma era extraída, y posteriormente se requería de una prótesis fija o removible, siendo la primera la más utilizada en los casos en que más de una pieza dental fuera afectada; sin embargo un puente removible puede debilitar a los dientes adyacentes, ya que estos lo soportan, por lo que la pérdida de un diente no es la mejor alternativa desde cualquier perspectiva (sobra el final).

Con la endodoncia se extrae la pulpa del diente, la cual es un tejido pequeño que tiene forma de hebra y se encuentra en el centro del conducto del diente, ya que al eliminar la pulpa afectada es posible recuperar aquel diente (problemas de redacción); una vez que la pulpa enferma o dañada se extrae, el espacio que queda se limpia, se le vuelve a dar forma y se rellena con material especial. Tras este procedimiento se recomienda evitar morder con el diente tratado hasta que haya quedado completamente restaurado, pues de lo contrario podría fracturarse; del mismo caso se recomienda evitar masticar chicle o alimentos pegajosos que se adhieran al diente, o alimentos duros para que no se fracture.

Ya que la pulpa dentaria contiene a los nervios, los vasos sanguíneos y el tejido conectivo, cuando sufre de una infección o se encuentra dañada puede dañar la mandíbula, razón por la cual se recomienda actuar de la forma más oportuna posible, primero previniendo la caries (problemas de redacción), ya que una caries profunda es la primera causa del daño a la pulpa dentaria, del mismo modo es indispensable tratar los dientes fracturados para evitar que las bacterias penetren y dañen a la pulpa.

Si sufres mucho dolor en uno o varios de tus dientes, tienes inflamación y sensibilidad al comer, la pulpa dentaria podría estar afectada y podría ser necesario que se te realice (lenguaje coloquial)una endodoncia, que devuelva la salud de tu diente, sin tener que extraerlo ; no arriesgues la salud de tus dientes y de toda tu boca, acude con los especialistas que tenemos en Grupo Salud Bucal, donde podemos ayudarte a restaurar las piezas dentales afectadas, sin tener que extraerlas ni arriesgar su apariencia estética.

Llámanos hoy mismo y programa tu cita de valoración con nuestros expertos.

Con base en las características de cada caso, el especialista puede decidir si es necesario realizar un sólo tratamiento o combinar algunos, lo cual es más común cuando el paciente llega con problemas de salud dental.

Darle la importancia que se merece a la estética dental trae múltiples beneficios, como un mayor equilibrio del rostro y dientes, sonreír con mayor seguridad al saber que los dientes lucen armónicos, limpios y saludables, además tener una dentadura saludable rejuvenece la apariencia total del rostro, por lo que un paciente puede quitarse varios años de encima al blanquear sus dientes y mantenerlos completos y equilibrados.

Además la estética dental también promueve la salud, ya que se rehabilitan las piezas deterioradas para obtener dientes más blancos y libres de las bacterias que provocan la caries, así como eliminar la acumulación de placa y el sarro.

En Grupo de Salud Bucal GSB diseñamos las sonrisas más hermosas y saludables, ya que contamos con grandes especialistas en Diseño de Sonrisa, con materiales de última generación, equipo tecnológico de punta y un manejo de la estética dental impecable. No esperes más y programa tu cita de valoración con nuestros expertos.

© Grupo Salud Bucal GSB