• ingenieronoe

8 MITOS SOBRE EL BLANQUEAMIENTO DENTAL DF

Un aspecto físico agradable es imprescindible en estos días, por ejemplo aquellos que están en búsqueda de un nuevo empleo tienen que sobresalir no sólo en preparación académica y experiencia laboral, sino también en aspecto físico, y definitivamente una bella sonrisa es aquella que se somete a un blanqueamiento dental DF por medio de profesionales como en Grupo Salud Bucal.



La primera impresión que da aquella persona que está aplicando para una vacante y se presenta a una entrevista, es un elemento clave para la formación de la imagen que se quiera transmitir y a favor de que sea la adecuada. Estudios recientes demuestran que el aspecto que tiene más impacto a la hora de realizar una contratación, no son los ojos como anteriormente se pensaba, sino la boca y la sonrisa, ya que son factores clave a la hora de realizar una elección de personal.


La boca de las personas brinda una idea clara de la personalidad, unos dientes cuidados y limpios reflejarán la imagen de alguien que está al pendiente de su imagen, contrario a un mal aspecto y falta de higiene bucal que denotarán a una persona descuidada e irresponsable. En la actualidad, la competencia es tan grande, que las interpretaciones psicológicas no se escapan del estado en que lucen los dientes.


Uno de los puntos clave en cuanto a la estética de la boca, es el color, por ello este tratamiento que logra una apariencia más limpia y blanca en los dientes, ha llegado a ser tan demandado. Para realizarse este procedimiento se requiere como primer requisito realizarse un estudio previo, para confirmar que se esté libre de caries y en general libre de enfermedad de la encía, porque se requiere que la boca esté saludable.


Como en todos los temas que se desconoce la información se generan los mitos, así que a continuación les presentamos una lista con algunos de ellos y sus verdades.


  1. Uno de los mitos es que los dientes quedan muy sensibles, y que es algo inevitable, sin embargo la sensibilidad es muy relativa y depende del estado bucal de la persona. Si hubiera desgaste o los cuellos dentales descubiertos, se pueden proteger antes de realizar el procedimiento para que no se presentara sensibilidad.

  2. Otro de los mitos más comunes es que debilita el diente, volviéndolo poroso o que presentará un desgaste del esmalte, pero prácticamente lo que hace el blanqueamiento es romper las moléculas que hacen que los dientes tengan un color oscuro. En el esmalte del diente tenemos moléculas que se unen y forman cadenas, así que el oxígeno que libera este tratamiento las rompe, las separa de manera individual y tenemos por resultado que la luz ya no es absorbida por el esmalte dental, sino que ya la refleja.

  3. Hay quienes piensan que debe realizarse mínimo una vez al año, sin embargo la persona que ya se ha realizado el procedimiento deberá acudir con su odontólogo para que solo su opinión profesional marque la pauta del momento indicado para realizar un retoque, ya que no es conveniente realizarlo más de una vez al año.

  4. Se cree que el resultado puede ser poco duradero, sin embargo serán fundamentales los cuidados que tenga la persona, ya que intervienen factores desde limpieza, hasta de dieta.

  5. Aquella persona que ingiera todos los días bebidas y alimentos oscuros, como vino tinto o gaseosas oscuras puede sufrir de una coloración amarilla en sus dientes. Un dato interesante, nos revela que la teína, tiende a pigmentar más los dientes que la cafeína, así que implicaría medir la cantidad de té que ingerimos. Obviamente el hábito de fumar también afectaría en resultados poco duraderos, de seis a ocho meses, a comparación de quien tenga otros hábitos que podría durar de dos hasta tres años con un solo tratamiento.

  6. Se cree que se debe mantener una dieta rigurosa cuando se está en proceso del tratamiento, pero la clave está en la cantidad. No serán los mismos resultados si se ingiere un refresco oscuro cada cuatro días, a comparación de que lo tomemos cada tarde. Importante además respetar los días del tratamiento, que es cuando los dientes están más sensibles a pigmentarse; cuando termina este periodo 24 horas después, cuando los dientes se han mineralizado, se puede volver a la dieta normal, pero sin excesos para que se pueda alargar la vida del tratamiento.

  7. Hay personas que tienen la creencia de que al término del tratamiento no se verá mucha diferencia, es por ello que es importante conocer los tipos de manchas que tiene los dientes. Existen las manchas que son extrínsecas, que se observan a primera vista y se adquieren con la dieta; cuando este tipo de diente se somete a un blanqueamiento dental DF, tendrá resultados inmediatos con un cambio de color impactante. También existen las intrínsecas, que son manchas situadas dentro del diente, así que por la naturaleza de ese tipo de dentaduras no pueden alcanzar un tono muy blanco, o al menos en un proceso que requerirá de más paciencia. Se requiere de la opinión de un especialista para saber en qué tipo se encuentra nuestra dentadura. Es importante saber que se realiza el control del color con una guía para llevar un estudio del tono con el que ingresó la persona y el tono que ha conseguido, esto con la finalidad de servir de testigo de los avances que se han conseguido.

  8. Otro de los mitos es que irrita la encía, este caso puede aplicar para los blanqueamientos caseros, en los que no se protege la encía, aunado a que se deja el químico en los dientes por un tiempo considerable, que no debe sobrepasar las dos horas, lo que al final podría irritarla un poco.

  9. Existen principalmente dos agentes blanqueadores, peróxido de hidrógeno y peróxido de carbamida y los tratamientos que se realizan en consultorio tienen un porcentaje más alto de peróxido. Si entrara el gel en contacto con la encía, podría haber una quemadura, aunque es muy poco probable porque en todo momento están protegidas, con una resina especial.

  10. Otro de los grandes mitos habla de que las cremas y enjuagues de venta en supermercados pueden mejorar el tono de nuestros dientes, que aunque puede lograrse un cambio será transitorio y no será tan estable como los productos que se utilizan en un consultorio.

Un blanqueamiento dental DF, realizado en Implantes dentales GSB devuelve el color natural del diente, lo que se realiza quitando las manchas que tenemos y regresará al diente su tono natural, aquel que se traducirá en verse bien y sentirse mucho mejor.


Contáctenos hoy mismo y hagan su cita de valoración con nuestros expertos.
0 vistas

© Grupo Salud Bucal GSB