• ingenieronoe

DETALLES SOBRE LOS IMPLANTES DENTALES

Tener una dentadura completa y en buen estado es una necesidad para la salud integral del ser humano. A pesar de que comúnmente se piense que los dientes desempeñan únicamente una función estética, son imprescindibles para los procesos de nutrición, básicos para la supervivencia de cualquier persona, y para la producción del habla, es decir, pilares importantes para la comunicación. Los dientes son considerados como parte del sistema digestivo y se encargan de preparar los alimentos, mediante su trituración, para ser deglutidos, procesados y desdoblados para la absorción de sus nutrientes en el tracto digestivo. De igual manera, cumplen un papel muy importante en la fonación y son clave en la pronunciación y tono de voz. Es por todo esto que los especialistas recomiendan darle atención al estado en que se encuentran las piezas dentales, y en caso de que se haya perdido algún diente, ya sea por traumatismo o por la degeneración de la pieza, se acuda de inmediato con un profesional que pueda encargarse de la colocación de implantes dentales. Estos implantes están diseñados especialmente para evitar que la apariencia de la dentadura se vea afectada, al igual que las funciones que desempeña.



Como profesionales en odontología sabemos que a pesar de que existan campañas que buscan informar a la población sobre la importancia de la salud bucal, la mayoría de las personas sienten una especial aversión a acudir con un dentista, y en especial a someterse a tratamientos dentales, ya que los asocian con procesos de dolor. Si bien, hace algunas décadas los tratamientos podían resultar hasta cierto punto dolorosos, hoy en día se utiliza anestesia local en el área a intervenir o sedantes, para que el paciente no experimente molestias y se sienta más cómodo, permitiendo además al odontólogo trabajar con más calma y precisión. Para la colocación de un implante dental, al igual que lo que pasa con otro tipo de procedimientos médicos de carácter quirúrgico, las características específicas del procedimiento a seguir varían de un paciente a otro, según sus necesidades y su estado de salud.


Por esta razón recomendamos que, si estás contemplando someterte a un tratamiento odontológico de este u otro tipo, antes de tomar una decisión consultes con un especialista cuáles son las opciones disponibles para tratar el problema que presentas, en qué consisten, los riesgos que implican y los resultados realistas que se pueden esperar, así como el tipo de cuidados que debes tener antes y después de someterse al tratamiento. Otros aspectos que recomendamos valorar son el costo y la duración del tratamiento. El dentista, a partir del estudio de tu caso desarrollará un plan de tratamiento personalizado y en todo caso, durante el proceso puede considerar aplicar otras técnicas, en caso de que las elegidas originalmente no estén arrojando los resultados esperados.


Hablando específicamente de los implantes dentales, a lo largo de la historia del desarrollo de la ciencia médica y la tecnología se han empleado diferentes tipos de implantes y técnicas para colocarlos. En la actualidad se utiliza una técnica quirúrgica que permite la fijación del implante al hueso, de modo tal que las piezas dentales no se mueven y por tanto, ni la funcionalidad ni el aspecto de la dentadura se ven alterados y el paciente puede disfrutar de máxima comodidad. Los implantes se fabrican en diferentes materiales pero todos de ellos son biocompatibles, esto quiere decir que tienen una composición especial para adaptarse al hueso donde se coloquen y evitar que el cuerpo los rechace. Entre los materiales más empleados se encuentra el titanio, por lo regular recubierto de otro material que mejora su capacidad de adhesión al hueso. Para adherir o fijar estos elementos a la estructura ósea donde hace falta la pieza dental se utiliza un tornillo, de esta manera el implante se enrosca y queda bien fijo. Además de esta parte con forma de tornillo, el implante tiene un cuerpo, un pilar de cicatrización, una conexión protésica y un transfer, cuyas características varían según el tipo de implante del que se trate y del lugar donde se colocaran en relación con hueso. En próximas publicaciones en este blog hablaremos a mayor detalle de las características de los implantes y sus partes constitutivas.


Como ya mencionamos, el tipo de implante que utilice el dentista, así como el método específico a seguir para su fijación, dependen de las necesidades individuales de cada paciente. Por ejemplo en quienes tienen una mandíbula con un grado elevado de reabsorción ósea el tipo de implantes empleados son los subperiósticos, que en forma asemejan a un puente y que se colocan entre las crestas óseas. Cuando existe un alto grado de atrofia en el hueso, los implantes recomendados son los cigomáticos, más largos que los estándar, mientras que en pacientes que no tienen una atrofia tan severa, los implantes tipo pterigoides son una opción que ofrece excelentes resultados. Además de este tipo de implantes que hemos mencionado existen los endo óseos, los que tienen la particularidad de permitir el crecimiento del hueso a través de la estructura de los implantes, por lo que pueden ser empleados en pacientes que, por tener cuencas mandibulares muy delgadas, no son buenos candidatos para los implantes cilíndricos. Como podemos ver con todo esto, para elegir los implantes dentales adecuados el odontólogo debe analizar no únicamente la forma y localización de las piezas dentales ausentes, sino también las características del hueso que las soportaba. Por esto el dentista realiza diferentes estudios, como radiografías y tomografías, además de tomar modelos de la boca del paciente, con los que puede determinar tanto el número como el tipo de implantes que necesitará.


La colocación de implantes se hace a través de un procedimiento quirúrgico, pero no tienes por qué preocuparte. La cirugía se realiza con anestesia y para ella no es necesario hacer una incisión de gran tamaño, así que el proceso de cicatrización se da muy rápido y no se produce mucha inflamación ni dolor en el área intervenida, siempre y cuando sigas las indicaciones del odontólogo para el periodo de recuperación. Otra cosa que debes saber es que el procedimiento se realiza de forma escalonada, es decir, se realiza una parte del procedimiento y posteriormente, cuando se hayan alcanzado los resultados de la primera etapa, se continúa con la segunda fase del tratamiento. En próximas publicaciones en este blog hablaremos a mayor detalle sobre el procedimiento de colocación de implantes dentales.

3 vistas

© Grupo Salud Bucal GSB